Escríbenos Home Home

Con el auspicio de:

Universidad de Chile
Derechos reservados. La reproducción del contenido de esta página esta prohibido, salvo autorización escrita de Lectura Viva.

Talleres de animación a la lectura y creatividad literaria con niños y jóvenes ciegos y limitados visuales.

La experiencia de los talleres de expresión creativa y desarrollo del gusto por la lectura con niños y jóvenes ciegos y limitados visuales, surgió con el propósito de crear espacios de lectura para formar el gusto por esta y a través de ella ofrecer espacios de desarrollo al potencial creativo e imaginativo de este grupo de discapacitados. Se realizó durante varios años en la escuela Hellen Keller de Santiago y partió como iniciativa de María Graciela Bautista, directora de Lectura Viva. Posteriormente esta iniciativa contó con el apoyo económico del Consejo Nacional del Libro y la Lectura. Los niños que provenían de familias de un nivel socioeconómico medio bajo y bajo, además de su carencia o deficiencia visual, en su mayoría sufrían de otros trastornos y enfermedades asociadas, de retraso escolar y de las consecuencias propias de la falta de estimulación. Esto llevaba a evidentes deficiencias en las esferas del lenguaje, la imaginación y la vida afectiva y de relaciones sociales. También participaron algunos niños destacados por su nivel intelectual, que los hacía interesarse aún más en las actividades.

Las actividades se desarrollaron a través de talleres lúdicos, en los cuales se creaba un ambiente de seguridad y de familiaridad con quienes en ese momento orientaban el encuentro.. Por otra parte, las actividades permitían a los participantes ser entes activos del proceso y no solo receptores de un producto. También se trabajaba en grupo, lo que no impedía ni limitaba que surgiera la necesidad de la creación individual y siempre espontánea. Aún ésta posteriormente se compartía y se presentaba a la evaluación crítica de sus compañeros del taller. Podemos señalar como actividad relevante la lectura en voz alta. Previamente se realizaba la selección de textos, por lo general E ra con la que se daba inicio al taller. Los niños ingresaban a la sala bastante excitados porque se producía un reencuentro con sus amigos que venían de diferentes cursos, se saludaban con mucha expresividad, con dificultad se lograba dar paso al silencio para comenzar, pero una vez se leía la primera frase, se originaba un silencio absoluto, sabían que el libro estaba allí para acompañarlos, para abrirles caminos, para que encontraran sentido en su lectura, la mayoría tenía los ojos cerrados, su quietud me hacía pensar que estaban dormidos, pero de repente surgía una pregunta o una sílaba de asombro por algo. Mientras leía miraba con asombro sus caritas de niños interesados, atentos, curiosos con quienes se logró leer muchos libros. Las actividades se apoyaban en diferentes áreas de expresión, como la música, las artes plásticas, la expresión corporal, los juegos sensoriales, la narración oral, con el fin de estimular la inspiración creativa, y de hacerles vivir emociones artísticas nuevas, los niños fueron visitados por: músicos, pintores, actores, quienes los motivaron para que crearan sus propias historias, adivinanzas, poemas.

Los niños pudieron vivir encuentros con escritores destacados: Graciela Montes, argentina ganadora del premio Alfaguara 2005, Martha Sastrías (mexicana), y los chilenos Víctor Carvajal, Verónica Uribe, Manuel Peña Muñoz, Héctor Hidalgo, Marlore Anwandter. Estos encuentros fueron importantes ya que les permitieron conocer personalmente autores que no habían leído, compartir sus creaciones además de interesarse por conocer el proceso de creación de cada autor.

Cabe destacar la participación de la pintora Paula Salas, integrante de Lectura Viva, quien realizó actividades de artes plásticas, modelaje con arcilla, plasticilina, pintura, trabajo con materiales de diferentes texturas, siempre vinculando la plástica con la literatura. Como fruto de esas actividades, y con la participación de todo el grupo, se elaboró la tapa de la revista Nº 2 de "Palabras frescas para encantar . También los niños crearon un libro ilustrado en cual las manos, y el tacto, pudieran leer tanto como los ojos, gracias a técnicas de relieve, y a materiales de diversas texturas. Otra actividad interesante era la narración oral, utilizada como herramienta de acercamiento al gusto por la lectura. Los niños y jóvenes ciegos sentían por los relatos una especial atracción. Se notaba la atención cuando escuchaban un "Había una vez.......". El único recurso de ese momento era el arte de la palabra hablada, entregada con un buen cuento, con ritmo y sonoridad, haciendo creíble la narración.

Para enriquecer el mundo literario de estos niños, se hicieron adaptaciones para ser narradas, se contó la vida de los grandes personajes de la historia de la humanidad. Como también se narraron con frecuencia mitos y leyendas que les explicaran su origen, su cultura facilitándoles el reconocimiento de su origen y de su identidad. Los logros de este trabajo resultaron altamente positivos. Entre los avances que merecen señalarse están el evidente aumento de vocabulario de los niños y jóvenes, la capacidad de escuchar la adquisición de una fluidez verbal que les daba seguridad para comunicarse. El aprendizaje del sistema Braille ha encontrado nuevas motivaciones, pues de ser solo una obligación escolar, se ha convertido en una necesidad expresiva. El maravilloso mundo que ofrece la literatura se ha abierto a estos niños y jóvenes y se ha despertado en ellos el gusto y el placer por la lectura. El trabajo realizado les sirvió para aumentar su autoestima , sintiéndose más seguros y reconocer el papel que pueden jugar en la sociedad.


Otras experiencias

La Ganja

Victoria, IX Región

Experiencia con niños ciegos

Experiencia Quijotes

Verónica Alveal Parada, de Tubul

 

 

Escríbenos Home Home